Posteado por: referencialacustre | noviembre 15, 2008

POLÍTICA CULTURAL: DEL SHOW A LOS PROCESOS CULTURALES

La derecha política suele reducir la cuestión artística y cultural al divertimento y la entretención, como un elemento que les posibilita mantener a la población ocupada en aspectos banales, de escasa trascendencia, en la lógica del show y la parafernalia.

Villarrica necesita ir más allá de esta mirada y adentrarse en procesos culturales, los que deben estar planteados en la elaboración de una Política Cultural que oriente las acciones y contemple los principales lineamientos y directrices de nuestro desarrollo cultural.  

Esta Política Cultural debiese considerar entre sus objetivos estratégicos posicionar a Villarrica como una comuna líder en términos artísticos y culturales, que actúe como un referente a nivel regional y en el largo plazo a escala nacional, aspecto que además la potencia como destino turístico; sensibilizar a los actores claves sobre la importancia de adentrarse en procesos culturales (Oficinas y programas municipales, actores políticos, medios de comunicación y artistas y gestores culturales, entre otros); enfatizar en la responsabilidad del Gobierno Local como líder de procesos culturales, responsable de una visión de largo alcance, que busca la inclusión y el diálogo intercultural, respeto y valoración por la diversidad y motivador de afanes creadores de sus artistas y difundir y publicitar a la Oficina Municipal de Cultura y Eventos más allá de su rol “hacedor” de actividades y de entrega de implementos o indumentaria, vislumbrándolo como una instancia que coordina y acerca a diferentes actores que intervienen en el desarrollo cultural.

Dicha Política Cultural debe llevar aparejada una Estrategia Comunicacional que colabore en su posicionamiento y legitimación, intencionando y direccionando las prácticas comunicacionales de manera planificada, dando cuenta de los objetivos y pretensiones, vislumbrando las principales líneas de acción, además de los diferentes actores y grupos de interés con los cuales se vinculará.

Así, es necesario evidenciar Objetivos Estratégicos, porque lo que se comunica tiene ver directamente con ellos, debiendo ser permanentes y frente a los cuales es preciso monitorear su coherencia y aminorar en el proceso sus posibles discrepancias o desviaciones.

Esta Estrategia Comunicacional puede echar mano a la sub política, la que se relaciona con grupos intermedios – como las comunidades mapuches o agrupaciones sociales y culturales – para colaborar en el posicionamiento de temas que sean concordantes con los objetivos que se persiguen, utilizando los medios de comunicación para que la POLÍTICA lo incluya en su discusión por presión ciudadana y lo coloque en la “agenda”.

Por Gonzalo Véjar Paz, Antropólogo, Diplomado en Gestión Cultural

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: