Posteado por: referencialacustre | noviembre 24, 2008

Villarrica y el veranito de San Juan

Cuando eran algo más de 16:30 horas del pasado 26 de octubre, los resultados de las tres primeras mesas de varones de la escuela Valentín Letelier de Villarrica comenzaron a registrar la abrumadora ventaja del concejal y en ese entonces candidato a alcalde Pablo Astete, al mismo tiempo que marcaban la frustración del comando de Prambs y su joven equipo. Entonces, se abría la ciudad en fiesta, donde el apoyo popular que horas antes la ciudadanía había marcado en las urnas, se materializaba en el centro y sus calles inundadas de los seguidores del candidato de RN.

En la ciudad se mezclaba un ambiente tenso, entre las muestras de alegría de algunos, que sólo esperaban las horas legales para poder celebrar con total libertad, y la angustia de otros que se encerraba en sus aposentos. En Avenida Pedro de Valdivia 810 los velos caían y esporádicos bocinazos retumbaban en la mente y las apretadas gargantas de quienes perdían alas, sueños y trabajo. Así, en la ciudad del lago y el volcán, que más tarde daría un rugido que para muchos pasó desapercibido debido a la música, los vítores y la algarabía, poco a poco se tornó en carnaval. Uno de esos parecidos a cuando en el fútbol gana Chile, sólo que esta vez un importante número de villarricenses callaba en desazón. Un resultado no esperado, ni los presagios de los entendidos en política, ni las encuestas oficiales y partidistas, ni siquiera en los vaticinios de más de alguna tarotista o brujo pueblerino, se esperaba una diferencia tan sustancial.

Así, este transversal y desgastador proceso, que había llenado portadas de diarios y horas en los micrófonos de las radios, llegaba a su fin luego de un mes teñido de campaña, trasnoches, nervios y lienzos que se multiplicaban en las casas, el centro y el campo. Una campaña desenfrenada, donde hermanos, primos y colegas mostraban, ya sea con respeto o pasión sus diferencias. Energías desatadas al límite a sólo días de una elección que hacía crecer con fuerza las inversiones que callan y estadísticas que rodean a la Ley de presupuestos de campaña, sin distinción.

De esta manera, el panorama para Villarrica cambia radicalmente con la decisión popular que hoy presenta al candidato de la alianza que el próximo 6 de diciembre asumirá como nuevo edil de la comuna, tras cerca de cuatro años del mandato de la primera mujer alcaldesa de Villarrica. Una Ingrid Prambs enérgica, líder, trabajadora de esas que uno ama u odia. Así, se termina el veranito de San Juan para la Concertación en Villarrica, dando sorpresas como la pérdida de los conocidos Bustamante y Yañez, este último autoproclamado “concejal del pueblo”, de esos que hablan bonito de la vida y la política, de esos que mueven masas y que son la antesala de conciertos de Sol y Lluvia y Quilapayún. En tanto, aparecían nombres recurrentes en sus reemplazos. Ansiosos y tristes por la pérdida mayor, tal fue el caso de Juan Bello y Mirta Ulloa. Por su parte, en la alianza asumían el “Realizador” Germán Vergara, término acuñado por la publicación comunal del Correo del Lago y su innegable aporte a la realización del Campeonato Sudamericano de Fútbol Femenino en Villarrica y que significó la comprometida gestión de Prambs para la remodelación del Estadio Municipal, situación que pareció no importar a la ciudadanía el pasado 26. Por su parte, el iniciado demócrata cristiano, ex candidato independiente y ahora radical Víctor Durán, tomaba su lugar en el concejo apretadamente, sorprendiendo con una moderada votación. Esta vez, al parecer confiado y dormido por las últimas estadísticas del 2004 alcanzó el sillón de concejal, no dejando escapar cierto dejo de preocupación por sus seguidores y la opinión pública que en algún minuto le posicionaban como la primera mayoría para la concejalía. Sorpresa que puede justificar por el fuerte trabajo y aparición mediática del empresario local y actual concejal Rene Rubeska, quien como nunca aprovechó las horas pagadas a Radio Pianísima.

En definitiva, un proceso de alegrías y tristezas, que se selló en la decisión de la ciudadanía en el más noble de los procesos como es la democracia. Alguien por ahí ya lo dijo: “En la vida las personas sólo somos tres veces iguales. La primera es cuando nacemos desnudos y vulnerables, cuando morimos y por supuesto cuando sufragamos, ya que el voto del rico y el pobre valen lo mismo”.

Hoy por hoy, los analistas sobran y las especulaciones dan pie a todo tipo de interpretaciones, que la dictadura o una millonaria e histórica gestión, que la plata de la campaña y el poder del dinero o el carisma y sentido humanitario del electo alcalde Pablo Astete, que la marcada figura de un ex diputado y su relación con la candidata o que el empresariado local obligó a sus trabajadores al voto. En fin, verdades o mentiras que sólo el tiempo acallará o desmantelará. Lo cierto es que Villarrica hoy tiene nuevo alcalde y la ansiedad de la población se hace evidente. El juego del poder y quienes gustan de él comienza otra vez, ya sea con nuevos actores o con los mismos que dan vida a la llamada clase política. Sólo esperamos que esta bella comuna consiga sus anhelados sueños y que las decisiones de quienes hoy han sido electos sean para el bien toda la Villa- Rica.

Por. Harold H. Manríquez Sandoval

Periodista y Licenciado en Comunicación Social UACh.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: